Marketing sensorial y el imperio de los sentidos

Marketing sensorial y el imperio de los sentidos



Cómo las marcas llegan al consumidor a través de los sentidos

La mente de los consumidores está saturada de información, anuncios, spots… todo para atraer su atención de vuelta, pero eso se lo puede dar cualquier empresa, eso no te diferenciará ni conseguirá fidelizar a tus clientes. ¿Quieres establecer un vínculo fuerte? El secreto es ir un poco más allá. Tienes que conseguir reinar en el imperio de los sentidos, tienes que utilizar marketing sensorial.

Últimamente el marketing sensorial se va imponiendo para determinados segmentos de mercado. El marketing sensorial trata de llegar a los 5 sentidos para despertar sensaciones y emociones en el público objetivo, el propósito es generar un posicionamiento superior.

Cuando toda la información que rodea al cliente llega a su cerebro, la parte racional y la parte emocional comienzan una pugna por acaparar información. Cuando esta batalla es ganada por la parte emocional de nuestro cerebro, se impone el imperio de los sentidos.

Esto genera que los recuerdos filiados a través de emociones y sensaciones sean más estables, más duraderos; revivir las sensaciones que le produjo la experiencia le hará recordar al producto, lugar o servicio que le dio ese placer.

La autoridad estará al pendiente de cumplir con un control de las importaciones y el retorno de esas importaciones.

En el marketing sensorial se intenta utilizar los recursos habituales y cotidianos que siempre se han utilizado, pero ahora busca hacerlo de forma planificada y programada para crear esas experiencias. La premisa es servirse de los sentidos, recuerdos, emociones y sensaciones, llevando al extremo el medio utilizado para conseguir fijar tu producto o tu marca en la parte emocional del cerebro de los consumidores. Sí, en la parte emocional del cerebro de los consumidores, ese sitio en el que reside la fidelidad.

Tradicionalmente para conseguir atraer a un cliente las empresas se han valido de la vista y del oído, fundamentalmente a través de la publicidad; también a través del gusto, a través de las promociones y degustaciones en el punto de venta. Pero eso es demasiado básico para el marketing sensorial. Hay que seguir haciéndolo, pero hay que despertar en el cliente una sensación.

La publicidad sensorial es esa con imágenes cercanas, próximas, suaves pero intensas. Sin más pretensiones que llegar a nuestros sentidos (y por supuesto no me refiero a la vista o al oído).

El marketing sensorial busca eso, algo pequeño, concreto, cercano que hace que nuestro cerebro asocie y fije el recuerdo fuertemente. Los colores de una tienda de golosinas, el aroma de palomitas a la entrada del cine, el tacto de una manzana o el olor a coche nuevo.

Sin duda ésta esta forma de hacer marketing cada vez se está imponiendo más, porque se está imponiendo el imperio de los sentidos.

Si quiere que le ayudemos a diseñar una estrategia sensorial creando experiencias positivas en sus clientes, visite nuestra sección de contacto. En MVP Business Strategy nuestros especialistas en Marketing analizarán con gusto su caso.




Fuente: http://www.puromarketing.com/44/18230/sensorial-impero-sentidos.html


OTROS ARTÍCULOS DE DIVULGACIÓN EMPRESARIAL

Conoce más sobre lo que hacemos.