La venta de un producto llamado: candidato

La venta de un producto llamado: Candidato



El Marketing Político parece cobrar cada día una dimensión de mayor peso, tanto para el mundo de la política como para el mundo del marketing.

Es cada vez más común que gurús del sector de la mercadotecnia ayuden a determinado candidato a posicionarse como la mejor opción de cara a los electores. Por su parte el sector del marketing pone a merced de la política herramientas más sofisticadas y hasta enrevesadas que les permiten lo mismo; lograr que el candidato para el que trabajen sea la opción elegida por la mayoría del electorado.



De modo que, para entender la dinámica de este artículo, en el Marketing Político tenemos un “producto” llamado “candidato”, al que hay que posicionar en un breve periodo de tiempo en la mente del mayor número posible de “compradores” (electorado). Dicho electorado debe comprar la propuesta política que ofrece dicha campaña y que la elija de entre todas los demás.



Lejos ha quedado la época dorada de la publicidad, cuando la gran globalización que luego traería internet y las estrategias de cualquier tipo de marketing eran solamente unidireccionales.

Actualmente no existen campañas de marketing político suficientemente potentes como para hacer que el público deje de preguntarse algo fundamental: ¿Cómo sabré yo si ese candidato/a será un buen tipo?, ¿Cómo sabré si este candidato/a que promete defender mis intereses es lo suficientemente humilde como para rectificar en caso de que cometa errores?...

Expertos en psicología y Neuromarketing también ayudan a los candidatos a transmitir valores y cualidades personales tales como la humildad, la honestidad o la lealtad.
Sin embargo, estos expertos parecen haberse olvidado de que esas son cualidades que no se pueden construir de la noche a la mañana y que no se pueden transmitir, ni percibir, por lo tanto, realmente no existen.

Centremos el Marketing Político en estrategias que funcionen a largo plazo y dejemos de prestar tanta atención a estrategias sofisticadas que, si bien permiten “confundir” al electorado, a corto plazo terminan por defraudar y desilusionar cuando quitemos el papel y veamos que debajo de ese “bonito envoltorio” no había nada.


Ciertamente, es importante exponerse a los cambios y las nuevas prácticas para crear un perfil electoral del candidato, apoyado por profesionales de la comunicación, marketing y política, con el fin de motivar a los votantes psicológicamente para brindarle el voto.



Multiplica el impacto y la efectividad de tu equipo de campaña. Nuestros consultores te darán la solución profesional para interrogantes complejas planteadas durante el curso de la contienda electoral.






Fuente: http://www.merca20.com/marketing-politico-la-venta-de-un-producto-llamado-candidato/


OTROS ARTÍCULOS DE DIVULGACIÓN EMPRESARIAL

Conoce más sobre lo que hacemos.